Microclima, un programa para una ciudad educadora

Esta página se denomina Marbella Ciudad Educadora pero ¿sabemos que es una ciudad educadora? ¿Sabemos cuál es su alcance?

El concepto de ciudad educadora nace en Barcelona tras la celebración de las Olimpiadas, donde la ciudad toma conciencia del poder educativo que alberga la ciudad y organiza el I Congreso Internacional de Ciudades Educadoras. Es el año 1990. Dos años más tarde, en Goteborg, se celebra el II Congreso Internacional que fue el punto de partida del nacimiento de la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras, AICE, en 1994. Hoy pertenecen a la misma 360 ciudades de 35 países. El nexo de unión entre ellas lo encuentran en La Carta de Ciudades Educadoras. Este nuevo concepto, ciudad educadora, nos lleva a reinventar la ciudad como lugar de aprendizaje permanente.

En la ciudad educadora, la educación –entendida en un sentido amplio, que va más allá de la las instituciones educativas tradicionales– es un eje fundamental y transversal del proyecto político de la ciudad. La familia y la escuela siguen jugando un papel muy importante, si bien se incorporan nuevos agentes no reconocidos hasta hoy que no sólo transmiten conocimientos sino también educan en valores y comportamientos.

La educación y la formación han dejado de concernir exclusivamente a niños/as y jóvenes, para abarcar a toda la población. Toda persona ha de poder crecer y ser capaz de hacer frente a los retos y posibilidades de las actuales sociedades.

La Carta de Ciudades Educadoras recoge en su preámbulo: “Hoy más que nunca, la ciudad, grande o pequeña, dispone de incontables posibilidades educadoras, pero también pueden incidir en ella fuerzas e inercias deseducadoras. De una forma u otra, la ciudad presenta elementos importantes para una formación integral: es un sistema complejo y a la vez un agente educativo permanente, plural y poliédrico, capaz de contrarrestar los factores deseducativos”.

La ciudad es educadora cuando imprime esta intencionalidad en el modo en cómo se presenta a sus ciudadanos. Y esa intencionalidad es la que ha puesto en marcha nuestro plan estratégico de Marbella-San Pedro 2022 gracias a la existencia de diferentes agentes educativos que han empezado a desarrollar con proyectos concretos esa intencionalidad.

Entre ellos se encuentra Radio Televisión Marbella que, consciente de su papel educador en la ciudad, está buscando que su programación contenga un mayor contenido educativo. Y un buen ejemplo es el programa de Microclima, conducido por el presentador Jesús Jaén.

No es casualidad que este programa de ‘Microclima’ de RTV Marbella, que se emite los miércoles a las 21.00 horas, haya sido galardonado con varios premios como el Premio Andaluz al Voluntariado 2016 en la categoría de medios de comunicación “por su apuesta por la educación en valores y la concienciación ciudadana para la convivencia” y el Premio Andalucía Medios en la categoría de mejor programa de televisión de entretenimiento

Esta televisión, y este programa concretamente, se ha convertido en un buen exponente de lo que debe ser una televisión educativa en el marco una apuesta por la ciudad educadora. Con 38 programas y dos temporadas ya en la parrilla televisiva local, ha dedicado bastante contenido a conocer nuestra ciudad con espacios dedicados a su historia, su medioambiente, sus espacios ambientales, la minería y su patrimonio industrial, el Castillo de Marbella, el fondo marino, las fuentes de Marbella, sus torres vigías, los restos arqueológico entre otros materiales educativos de gran valor para sus ciudadanos y escolares que encontrarán en ellos, una fuente de conocimiento sobre su ciudad y como dice la Carta de Ciudad Educadoras, para saber encontrar, preservar y presentar su propia identidad. Y lo mejor, disponible y abierto en un clic ¿dónde? En este enlace.

¡Disfrutarlos!