La atención a la diversidad

Esta entrada es un resumen de la entrevista realizada por Francisco Cervera a Manuel Mellado en el programa Qué está pasando en nuestras aulas.

Paco: Vamos a tratar hoy un tema muy relevante dentro del trabajo que se realiza en los colegios e institutos de nuestra ciudad: La atención a la diversidad. ¿Qué puedes decirnos sobre el tema?

Manuel:Es uno de los factores que más complica el trabajo del profesorado y que influye más directamente en los resultados generales del sistema educativo.

En la escuela que hemos vivido los que superamos el medio siglo de existencia, el maestro o la maestra explicaban para todos y difícilmente atendían a los que se quedaban atrás. Ahora la normativa está basada en dos conceptos fundamentales que obligan a hacerlo: la equidad y la inclusión.

La equidad pretende dar las mismas oportunidades de salida a todos los niños y niñas compensando, dentro de lo posible, las desigualdades de partida. Además hay que hacerlo de forma inclusiva: sin sacarlos del ambiente socializador de la escuela y dentro de lo posible del aula común.

Paco: ¿Pero eso no provoca que los resultados de todo el alumnado se resientan y disminuyan?

Manuel: Contrariamente a lo que puede parecer, las investigaciones internacionales nos demuestran que los sistemas educativos equitativos e inclusivos son los que producen resultados de más calidad y generan sociedades más desarrolladas, democráticas y justas.

El reto para el profesorado es enorme, pues en cada clase de 27 o 30 alumnos y alumnas pueden existir cuatro o cinco niveles diferentes de conocimientos y además puedes tener uno o dos alumnos con necesidades específicas de ayuda educativa.

Paco: La verdad que parece una tarea imposible.

Manuel: El desafío sólo se puede superar si cambiamos drásticamente el paradigma educativo basado en las explicaciones del profesor por otro basado en que sean los alumnos y las alumnas los protagonistas directos de su propio aprendizaje.

En nuestros centros existen diferentes instrumentos legales y organizativos para mejorar la atención a la diversidad: Departamentos de orientación que diagnostican, profesores especializados en pedagogía terapéutica o logopedia, se dedican horas para refuerzos en grupos pequeños, se realizan desdobles de clases para tener menor ratio en áreas fundamentales como matemáticas, inglés…, se organizan agrupamientos flexibles, etc.

Paco: Pero en la actuación del día a día,¿ cómo se trabaja la atención a la diversidad? 

Manuel: Hoy quiero centrarme en una metodología que ayuda de forma muy positiva a paliar este problema. Se trata del  Trabajo Cooperativo estructurado. Se viene investigando desde hace décadas y tenemos referencias como los hermanos Jhonson o en España Pere Pujolas que han desarrollado todo un método para aplicarlo de forma sencilla y eficaz.

Se basan en dos principios básicos:

  • La interdependencia positiva: lo que hace cada participante repercute directamente en el resultado del grupo y de todos.
  • La responsabilidad individual: cada uno es responsable de su parte de trabajo

Se parte de la formación de grupos heterogéneos de cuatro alumnos/as de diferentes niveles de aprendizaje que tienen que hacer los mismos trabajos compartiendo responsabilidades y asumiendo roles específicos: moderador, portavoz, secretario…

Las estrategias simples reciben nombres específicos:

  • Lápices al centro: El profesor pone un ejercicio.  Los alumnos/as ponen los lápices en el centro. El moderador lo lee  y pregunta a cada uno cómo cree que se puede resolver. Cuando todos han participado y llegado a una conclusión, cogen los lápices y responden lo mismo. El portavoz lo expondrá cuando les toque. Como podemos observar, si uno/a no lo había entendido, ahora termina de enterarse al explicárselo sus compañeros con su mismo lenguaje, de forma a veces más eficaz que el mismo profesor.

Es una de las muchas estrategias que hacen que la dinámica del aula sea más divertida, y mejore el aprendizaje de todo el alumnado, incluido el que tiene problemas de retraso.

Paco: Es un tema muy interesante y supone un cambio importante en las dinámicas de las clases.

Manuel:Es un cambio metodológico importante que no tiene que utilizarse el cien por cien del tiempo, pero mejora en muchos aspectos la práctica tradicional.  El alumnado no solo aprende más, también aprende a ayudarse y convivir con diferentes. Se desarrollan valores y hábitos socializadores: asumir responsabilidades y respetar opiniones contrarias a la tuyas, ser solidarios, profundizar en los aprendizajes.

Todos salen favorecidos, el alumnado con retraso por la ayuda que recibe y el alumnado aventajado porque está demostrado que no hay nada mejor para fijar un aprendizaje y que no se te olvide nunca que enseñárselo a otras personas.

La cooperación es una necesidad básica en nuestra sociedad y hay que aprenderla desde la escuela.

También nosotros y nosotras en nuestras familias, en nuestro trabajo y en nuestras actividades sociales debemos aprender a practicarlo para construir una sociedad mejor.

Paco: Pues nada, Manuel,buen aprendizaje  cooperativo y hasta la próxima entrega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *