¿Se tiene que aprender la lección de memoria mi hija?

Este artículo forma parte de la entrevista que Francisco Cervera le realiza a Manuel Mellado, ex-director del Centro de Enseñanza del Profesorado Marbella-Coín, coordinador del proyecto educativo de Marbella Activa junto a Francisco Cervera y  premiado reciéntemente con la Medalla de Oro al Mérito en la Educación (Puedes escuchar este programa  “¿Qué está pasando en nuestras aulas?”  todos los lunes a las 12:00 en el 106.7 de la FM de Radio Televisión Marbella).

¿Se tiene que aprender la lección de memoria mi hija?

Muy buenas estimados y estimadas radio oyentes.

Una pregunta muy común entre padres y madres con escolares en activo que tiene una respuesta muy sencilla. ¿Por qué no?

Una vez más estamos ante uno de esos temas que corren por las conversaciones en las salidas de los colegios y sobre el que se polemiza en las tertulias y en los medios. Pero que no está enfocada desde el punto de vista educativo.

¿Cuál sería la respuesta adecuada a esta pregunta?

La pregunta correcta debe ser otra pregunta: ¿Qué otras cosas, además de memorizar, deben hacer los niños y niñas en la escuela para poder desenvolverse en la sociedad que les toca vivir? ¿Cómo deben hacerlo?

En 1996, la UNESCO preocupada por los rápidos avances de la ciencia, la cultura y la sociedad a finales del siglo XX publicó el llamado Informe Delors, con intención de alentar un cambio en la educación para preparar a la población ante los retos del sXXI.

Un lema resumen del informe se ha convertido en un referente del cambio: “ La educación debe preparar para aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser”

El siglo XXI no se conforma con “memorizar lecciones y hacer exámenes para comprobar si se han aprendido bien” exige mucho más. Ahora tenemos que desarrollar “las competencias clave” que se han definido a nivel europeo y que se consideran imprescindibles para ser ciudadanos activos y productivos en la sociedad en la que vivimos.

¿A qué te refieres concretamente con la idea desarrollo de competencias?

Están muy relacionadas con el Informe Delors: aprender conocimientos de las diferentes áreas del saber, interiorizarlas y saber utilizarlas para construir, interpretar, crear o resolver problemas en la vida cotidiana del estudiante.

  • ¿Cuáles son esas competencias clave?
  • Competencia lingüística
  • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología
  • Competencia digital
  • Aprender a aprender.
  • Competencia social y cívica
  • Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor
  • Conciencia y expresiones culturales

Poco a poco iremos explicando en que consiste cada una de estas competencias y cómo podemos desarrollarlas en nuestros hijos e hijas y en nosotros mismos.

¿Y qué asignaturas y qué metodologías permiten desarrollar estas competencias?

Está claro que podemos seguir trabajando con las mismas asignaturas e introducir cambios en la cantidad y calidad de los temas a estudiar y sobre todo cambiando las metodologías con las que los aprendemos.

Un primer elemento fundamental está en que el profesorado hable menos y el alumnado busque, investigue, seleccione, valore y construya el conocimiento por sí mismo con la “guía” del profesor y memorice las ideas fundamentales siendo capaz de aplicarlas en diferentes contextos de su realidad cotidiana.

La memorización de temas largos descontextualizados, la realización de cálculos repetitivos con algoritmos que ya no se usan, el trabajo realizado mecánicamente y sin motivación deben sustituirse por los procesos que la investigación pedagógica, la tecnología actual y los avances que la neurociencia nos aconsejan:

  • La secuencia correcta en el alumnado es motivación, emoción, atención y esto se consigue haciendo que los temas a trabajar estén relacionados con las inquietudes y necesidades reales de los estudiantes.
  • No basta con conocer temas relacionados con los valores, hay que practicar los valores en nuestro contexto y a partir de las vivencias generar el conocimiento sobre los mismos, para conseguirlo utilizar herramientas de trabajo cooperativo es fundamental.
  • Trabajar en torno a proyectos reales que puedan mostrarse como logros útiles: documentales, maquetas, guías, experimentos, robots, máquinas… en los que participen diferentes asignaturas de forma interdisciplinar.

Estos serían algunos de los rasgos que deben tener los trabajos que se realizan en nuestros colegios e institutos.

¿Pero es esto lo que se hace ahora mismo en los centros educativos?

El cambio es muy difícil en todos los aspectos, piense en adelgazar por ejemplo, también lo es en educación. La mayoría de los centros están empeñados en ello, van incorporando poco a poco las nuevas metodologías y las nuevas tecnologías para hacerlo; pero yo creo que habría que acelerar el proceso.

¿Podríamos ayudar nosotros a acelerar el proceso?

El segundo gran lema del Informe Delors es  “la educación es un proceso que dura toda la vida”

Empecemos todos a cambiar y a desarrollar nuestras competencias clave y así nuestros hijos e hijas junto con el profesorado lo conseguirán.

Ya saben, acérquense a la escuela para colaborar y para aprender.

Hasta la próxima edición, buen aprendizaje.

Photo by Sidney Perry on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *